Literatura y naturaleza II


Desde la Grecia antigua, tanto lo natural como lo sobrenatural han tenido un papel fundamental dentro de la literatura, en la que se permean diversos elementos no solo del reino animal y vegetal sino también del universo para entender la relación del hombre con su medio ambiente. Por ejemplo, ciertos fenómenos atmosféricos como las tormentas, con vientos fuertes, aguaceros, relámpagos y truenos, muchas veces se interpretaban como un presagio o reflejo de problemas morales o sociales en la tierra, como parte de una teoría sobre el microcosmos de los hombres. Para la sociedad griega de la antigüedad, el universo se origina acorde a lo relatado en la Teogonía de Hesíodo, un poeta griego que existió en el siglo VII a. de C. En esta obra poética se menciona que de un abismo, una especie de vacío en el espacio, se originó Gea, es decir, el planeta Tierra, para luego dar origen a otros componentes de su concepción del universo como los astros y el Tártaro, una parte del inframundo que servía como lugar de castigo para los titanes, que eran deidades poderosas que representaban a algún elemento natural o bien a un atributo humano. De esta manera, los primeros versos que se refieren a la creación del universo son:

Primeramente, por cierto, fue el Abismo; y después,
Gea de amplio seno, cimiento seguro de todo
inmortal que habita la cumbre del Olimpo nevoso,
y Tártaro oscuro al fondo de la tierra de anchos caminos,
y Eros, que es entre los inmortales dioses bellísimo,
que desata los miembros, y de todos los dioses y hombres
domina la mente y la voluntad prudente, en el pecho.
De Abismo, Érebo y la negra Noche nacieron;
y de la Noche , luego, Éter y Hemera nacieron,
que ella concibió y parió, habiéndose a Érebo unido en amor.
(116-125)


En este fragmento, es posible identificar otros elementos de la naturaleza además de la Tierra y la noche, como Érebo que es un dios que representa a la sombra y la oscuridad, y Hemera que es la personificación femenina del día. En las siguientes líneas del poema, aparecen otros elementos naturales representados por dioses como Océano, Hiperión (el sol), Ceo (titán de la inteligencia), Crío (dios de los rebaños y las manadas) y varios más. Asimismo, se dice que Brontes, Estéreopes y Arges dieron a Zeus el trueno y fabricaron el rayo.

Acercándonos más a nuestro tiempo tenemos a Esopo, cuya vida transcurrió en el siglo VI antes de Cristo y quien debe su renombre a sus fábulas, que surgen de una sociedad primordialmente rural. La fábula es un género literario que tiene carácter didáctico, o moralizante, y en cuya construcción se utilizan personajes representados por animales o plantas con atributos humanos. Como ejemplo de una fábula de Esopo, tenemos aquella de El león y el ratón:


Estando durmiendo un león en la falda de una montaña, los ratones del campo, que andaban jugando, llegaron ahí, y casualmente uno de ellos saltó sobre el león y éste lo agarró. El ratón, viéndose preso, suplicaba al león que tuviese misericordia de él, pues no se había equivocado por malicia, sino por ignorancia, por lo que pedía humildemente perdón. El león, viendo que no era digno de él tomar venganza de aquel ratón, por ser animal tan pequeño, lo dejó ir sin hacerle mal. Poco tiempo después el león cayó en una red, y viéndose atrapado, comenzó a dar de rugidos. Oyéndolo, el ratón acudió al momento y, viendo que estaba preso en aquella red, le dijo: Señor, ten buen ánimo, pues no es cosa que debas temer; yo me acuerdo del bien que de ti recibí, por lo cual quiero devolverte el favor. Y diciendo esto, comenzó a roer con sus dientes y rompiendo los ligamentos de la red desató al león.
 

Esta fábula manifiesta que no se debe menospreciar y dañar a los débiles, pues algunas veces acontece que su auxilio es sumamente indispensable aun para los más poderosos.

Aquí, al mismo tiempo que se quiere dejar una enseñanza moral, se observa como el león se utiliza para representar la fuerza y el ratón la debilidad, teniendo ambos atributos humanos que no solo se manifiestan por estas características sino también por otras como la dignidad y la bondad. 

Comentarios

Entradas populares