Prólogo accidental




Llueve. Pienso en mi vida. No tengo trabajo. Estoy de vacaciones en la escuela. Saco a mis perros a pasear y les ladran a la gente y a otros perros. Me fastidia hacer la limpieza de la casa, aunque disfrute de un espacio cómodo y sin desorden. Escucho a lo lejos un grito multitudinario de gol de un juego que no me interesa. Dicen en las noticias que uno de los partidos políticos de siempre ganó las elecciones. De pronto, cae un rayo en el árbol que está afuera de la casa y lo parte en dos. El lado izquierdo se quema. El derecho se dobla aunque luce casi intacto. Ahora sólo puedo mover la mitad del cuerpo, pero la imaginación me ayuda a escaparme de este lugar.

Por accidente, Alérgeno

Comentarios

Entradas populares